martes, 16 de agosto de 2016

El exquisito Mangeaux de The Vape Kitchen


Otra exquisitez que nos viene desde EEUU.

El chef Oren, es el dueño y químico de The Vape Kitchen, una empresa familiar dedicada a la fabricación de líquidos para vapeo, la regenta junto a su mujer Mai. Oren estudio cocina en San Francisco, ha trabajado en algunos de los más prestigiosos restaurantes de Los Angeles, incluso en el Joe, de Venecia, es también muy conocido por participar en programas de cocina en la televisión americana.

Un reconocido chef, dicen de él,  que tiene uno de los paladares más privilegiados y que es capaz de reproducir cualquier sabor que se pueda imaginar. Amante de los antiguos coches europeos, de la música rock, punk y metal, del hockey y de la familia…

Bueno una ligera semblanza de quién está detrás de estos magníficos  líquidos. He tenido la oportunidad de catar unos cuantos, los suficientes como para poder decir que son excelentes todos ellos, sabores muy naturales, ni un ápice químico, unos muy sencillos, otros muy complejos, pero todos sabrosos, ligeros, redondos, de una agradabilísima sedosidad.

Son líquidos que además tienen un alto grado de VG, por lo que la densidad del vapor en boca, hace que los sabores se peguen al paladar y se mantengan sus aromas un largo tiempo, esto es algo fundamental en líquidos de calidad, mejor dicho, es imprescindible.


Me he traído a casa el Mangeaux, que es una mezcla de seis variedades de mango. Las esencias de este liquido, las produce directamente Oren, partiendo solamente de fruta natural. Comercializan otro de sabor a mango, que también probé y está muy bueno, pero elegí este por ser más complejo y tener una característica que a mí me gusta muchísimo de esta fruta.


El mango tiene un aroma especial en su piel, la parte interior de esta, la que está en contacto con la pulpa, tiene un particular sabor a resina, el mismo que el del piñón en verde (sin tostar), yo que vivo en tierra de pinares, que me encanta asar con madera de pino, que me gusta usar los piñones en la cocina, este aroma del mango por su similitud me fascina, compensa perfectamente el dulzor y la grasa de la fruta.

Aparte de todo esto, el líquido no tiene ni un solo matiz que enturbie la cata, ni la más mínima traza artificial. Fruta natural en su punto justo de maduración, sedoso, ligero, persistente su aroma en boca, fácil de vapear, con una alta producción de vapor denso.

Es perfecto para vapear a los postres, después del café de la mañana, con un refresco o coctel a media tarde y siempre hará deliciosa una buena lectura.

Hay algo que no está a ese nivel de excelencia, su etiquetado, simple, muy soso, un ejercicio de estilismo minimalista que yo entiendo fracasado. Es una pena que el contenido de sus frascos, no esté expresado en su junta medida, con la imagen de estos.

Ahora bien, a mi esta fruta es una de mis preferidas, si en tu caso no es así, olvídate, o quizá deberías de probar, ya que es un magnifico jugo y esto te lleve a reconsiderar el incluir este fruto en tu cesta de la compra. El vapeo puede hacer el efecto inverso, nos gusta el líquido, probamos con la fruta.

Espero que os haya gustado esta reseña, mientras llega la próxima, os deseo que disfrutéis de un rico vapeo.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar