jueves, 7 de diciembre de 2017

Shopping vaper - Londres 2017

Hace apenas diez días que he vuelto de Londres, esta ciudad nunca defrauda, vuelves una y otra vez y siempre te sorprende, eso sí, te tienes que dejar…

Me centrare en contaros lo que me ha dado de sí en lo referente al vapeo, que es por lo que leéis este blog. Sinceramente en esta ocasión he visitado pocas tiendas, desde que conocí   Vapor Works se ha convertido en mi tienda en esta ciudad y donde además se ha creado un bellísimo vinculo de amistad, es un lujazo pasar el rato con esta gente, desde aquí mis saludos y agradecimiento a Faz por su humanidad y simpatía.


Me recibió con una amplia sonrisa y un gran abrazo, eche en falta a Anwer y Sital que estaban de vacaciones, hablamos de los los acontecimientos de ambas casas en estos meses que habían pasado sin vernos, probamos líquidos, tantos que alguno me supo ya a paella, cuando me dijeron que era de crema de cacao y avellanas, las risas se convirtieron en carcajadas, si hubiera dicho fabada no hubiese pasado nada, pero todos habían comido rica paella (bueno, eso se creen ellos).

 Me estuvieron contando de su fantástico viaje a Malasia, de que aprovecharon las vacaciones para visitar una de las ferias de vapeo mas grandes e importantes y de cómo consiguieron la distribución en exclusiva de los líquidos “Mojito”, en fin con ellos el tiempo paso rápidamente y me despedí, con la bolsa de la compra al límite de lo que un equipaje de mano permite, que pena allí había material para un buen número de referencias más que interesantes de las que hablaros, pero bueno las más destacables han venido conmigo.


De todas las formas y aprovechando algunas visitas, entre en alguna. En Camden un barrio que siempre me gusta visitar cuando voy a esa ciudad (que por cierto no tiene ya nada que ver con el que yo conocí hace 15 años), en frente de una de las entradas al mercado se encuentra “Vape and Volts”, una tienda que me llamo la atención por los probadores, una carta extensísima que ocupa todo lo largo del local y donde cada liquido tiene un número, debajo un panel lleno de botones con la numeración de la carta, aprietas el botón correspondiente al líquido que quieres probar y por una pequeña chimenea enfrentada, sale un buen flujo de vapor para que lo aspires, una degustación muy aséptica, sin el mas mínimo contacto físico, me pareció muy interesante. En cuanto al trato como en la mayoría, al cliente muy poquito caso.

Otra que si me gusto y por todo lo contrario, fue “Atomwise” muy cerquita de la parada de metro de Golders Green. Deme mi pareja se había quedado sin líquido y como ella no vapea otra cosa que no sean tabaquiles y no todos, entramos a ver si encontrábamos algo (no es fácil encontrar  sabores tabaquiles en las tiendas de esta ciudad), algo encontramos, un Castle Moon, de Cloud Vapor, bueno al final tampoco la gusto, pero sirvió para salir del paso y además nos encontramos con un tipo estupendo. 

Nos atendioHal, músico, actor, vaper y no sé cuántas cosas mas, mereció la pena el rato de charla con este gran hombre que se desvivió por darnos a probar un montón de jugos, el también probo lo que nosotros llevábamos, en concreto el Dragonfly de TheArk y el Grog de Alchemy Carlitos (también nos gusta hacer patria), le gustaron los dos, eso dijo, pero su cara le delataba y mostraba sinceridad en lo que decía. En fin se nos hizo corta la visita.


 Estuvimos en alguna más, en Oxford Street, en Brixton, pero no encontramos nada reseñable, bueno sí, una curiosidad. En un centro comercial Westfield, está totalmente prohibido vapear, a diez metros antes de las puertas de entrada te encuentras con carteles donde se especifica claramente este aspecto, pero en una de sus avenidas interiores te encuentras con una isleta física y visualmente abierta dedicada a la venta de vaporizadores y líquidos. Me acerque a una vendedora, la pregunte si podría probar algún jugo, pensando en la prohibición y que sorpresa, me dice que dentro de los límites del puesto que sí, que dentro de ese rectángulo que delimitaba el punto de venta se podía vapear sin ningún problema. Mucho alquiler deben de pagar por esta bula, pero bueno en aquella pequeña isla estuve vapeando unos minutos.

Cuanta contradicción, desconocimiento y desinformación por todas partes sobre el vapeo. Ahora bien, si se sigue la tendencia, de la búsqueda de la nube más grande, el aparato más potente, la mayor tontería vaperil, pronostico y en mi tendrán un defensor de prohibir vapear en cualquier espacio público cerrado.En el Reino Unido lo han hecho y con carácter privado, no ha hecho falta ninguna ley, las empresas de forma mayoritaria prohíben vapear en sus establecimientos. ¿Cómo es eso de “te dan el pie y te tomas la mano”?.

Para mantener ciertos privilegios hay que dar muestras de que se merecen,  estos últimos días en nuestro país se ha legislado de forma poco agresiva con el vapeo, queda aún mucho que ganar o perder y dependerá sustancialmente de la imagen que los vapeadores demos de esta actividad. No renunciemos a vapear en los lugares donde se nos permite, pero hagámoslo con prudencia y educación, no molestar a nadie también es una buena forma de defender nuestros argumentos, de defender el vapeo.

Bueno, yo iba a hablaros de unos líquidos que me he traído de Londres, pero ya veis, lo hare en el próximo artículo. Mientras tanto disfrutad de un rico vapeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario